CRÓNICA | La victoria del Juvenil salva de un fin de semana nefasto

El Orihuela FS volvía a tener una jornada completa, con los 5 equipos disputando sus respectivos partidos sin problemas por el covid, pero ha sido un fin de semana aciago en el que hemos sumado 4 derrotas: y lo peor, las malas sensaciones esos partidos.

El Primer Equipo cayó derrotado por 4 a 7 ante Bonavista CF, en un partido loco en el que empezaron perdiendo por 0-1 y rápidamente conseguimos remontar, llegando con 4 a 3 (con goles de Alberto en 2 ocasiones, Jordi y Sander) en el marcador al descanso en una primera parte en la que el partido estuvo muy igualado y se desplegó un buen juego por parte de nuestro equipo.

Tras el descanso el Bonavista consiguió empatar el partido y con el paso de los minutos fueron imponiendo su juego, consiguiendo que el OFS quedara sin soluciones tácticas ante el juego rival.
El partido se decidió en los minutos finales, en los que el cuerpo técnico optó tarde por salir con portero jugador, y encajaron el 5 gol antes de ponerlo en práctica. Ya con portero jugador, arriesgando por tratar de empatar llegaron 2 goles más por parte del rival.

Segunda derrota consecutiva para un equipo que está pasando un bache, pero que tiene la base y la calidad suficiente para reponerse del mismo con trabajo y esfuerzo.

El Juvenil comenzó su partido en Castalla el sábado a las 9 de la mañana, en un horario inédito para una categoría y que no debería repetirse, y consiguió la victoria por 2 a 5, aunque pudo ser una goleada mucho mayor. Tocó remontar un tempranero gol del Ribeco Castalla con 2 goles de Caselles antes del descanso. En la segunda parte el equipo puso la 5ª marcha y decidió el partido gracias a los goles de Gabri Brathe, Fabián y Anselmo, aunque desperdiciaron infinidad de ocasiones que podría haber hecho del partido una goleada mucho mayor.

El Cadete A cayó duramente derrotado (1-9) ante uno de los mejores equipos de la categoría, el CFS Horadada, quien impuso desde el inicio su juego. El equipo oriolano compitió en la primera parte, pero en la segunda no pudo aguantar el ritmo y cada gol encajado socavaba más las opciones y esfuerzo de los nuestros. El gol de la honra fue obra de Manu López, tras innumerables ocasiones salvadas por los porteros del equipo pilareño.

Por su parte, el Cadete B viajó hasta Denia para enfrentarse al líder de la categoría, el Paidós Denia, en un encuentro muy complicado en el que también cayó por 11 a 2. A pesar de lo abultado del resultado, el equipo salió reforzado en sus ánimos tras haber disputado los mejores minutos de lo que va de temporada, en una primera parte muy buena del equipo de Ángel Valero.

En la mañana del domingo, el equipo infantil se enfrentó al SMM Novelda en el Pabellón Municipal de Novelda y encajó una derrota por 7 a 0. Un partido del que poco se puede destacar por parte de nuestro equipo, que sufría varias bajas y viajó sólo con 9 jugadores, si bien la actuación de Guille e Iker fueron lo mejor del partido.